Que el mal olor no more en tu hogar

Si hay algo que no soportas, eso es el mal olor. Da igual de donde provenga. En cuanto lo percibes, te lanzas a encender tus velas aromáticas, los inciensos o a pulverizar ambientador por toda la casa. Sin embargo, no en pocas ocasiones, estas medidas lo que hacen es incrementar el problema, provocando que quede un tufo un tanto extraño en nuestro hogar de Rubí. Por lo que, finalmente, terminas dejando todas las ventanas abiertas durante horas y lavando las prendas textiles para que desaparezca el aroma que puedan tener.

Para que esto no te ocurra, desde RDH, vamos a aportar algunas ideas que te permitan luchar contra los principales malos olores que pueden infectar tus estancias. Uno de los que más problemas suelen generar es el olor a tabaco. Este aroma no es tan perceptible para el olfato del fumador. Sin embargo, su potencia es bastante considerable y resulta complejo limpiar el ambiente una vez que está presente. Una forma de vencerlo, es colocando en un cuenco lleno de agua al que le debes añadir un par de cucharadas de granos de café. Tan solo debes dejarlo en la habitación donde se haya consumido esta sustancia y verás cómo absorbe el olor.

Otros de los grandes malos olores que podemos encontrar en cualquier vivienda es el de la basura. Con las prisas con las que generalmente vamos, es muy probable que, más de un día, olvidemos tirar nuestras bolsas al contenedor. Tal circunstancia provoca que los restos se vayan descomponiendo y aparezca ese olor tan característico que tanto nos irrita. Una forma de neutralizarlo, es colocando en el fondo de nuestro cubo de la basura, arena para gatos.

Por último, es muy probable que, tras una mañana de cocinado, encuentres que tu casa huele a frituras. Una sencilla manera de prevenir este molesto olor, es mojando un ramillete de perejil en agua y secándolo en papel absorbente. Tan solo tendrás que introducirlo en la sartén donde vayas a freír antes de calentar el aceite. Verás como no notas el olor a fritos nunca más.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *