Recomendaciones para mantener limpio un suelo de mármol

El mármol es un tipo de suelo muy utilizado en España, sobre todo porque es un tipo de suelo porque en las regiones calurosas aporta mucho frescor en verano a una estancia.

Para cuidar nuestro suelo de mármol simplemente hay que seguir una serie de consejos muy sencillos que nos ayudará a preservar el brillo del suelo sin ningún problema.

          Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que el mármol es un suelo tremendamente poroso, por lo que puede absorber una mancha si no actuamos con rapidez.

          Sobre el mármol no se puede utilizar productos abrasivos, por lo que productos como la lejía no deberían de usarse.

          Cuando se limpia el mármol, debe de aplicársele algún producto específico para este tipo de suelo. Como el mármol es muy habitual verlo en España, te será muy fácil identificar en tu supermercado habitual algún producto para suelos de piedra.

          No debemos dejar durante largos periodos agua sobre el mármol. De hecho lo recomendable es que una vez que se pasa la fregona bien escurrida, y se vaya secando el suelo, es pasarle la mopa al mármol.

          Si alguna vez tenemos que frotar el suelo con un estropajo por alguna mancha que haya caído, siempre debemos de usar un estropajo de los azules, hechos para no arañar superficies, en vez de los estropajos de fibra verde o de aluminio, que pueden provocar arañazos al mármol.

          Es recomendable que el suelo de mármol sea encerado una vez al mes, para evitar que manchas sean absorbidas. Esto es especialmente importante si el suelo de tu cocina es también de mármol.

          Otra práctica que se lee en algunos blogs, es que limpiar el mármol del suelo cuando éste está muy sucio es llenar un cubo de agua muy caliente y verter agua oxigenada (aplica una medida de agua oxigenada por cada 12 de agua).

          Es recomendable que de forma cíclica, cada 4 o 5 años, contratemos a un profesional que pula el mármol de la casa, para que le devuelva el brillo que va perdiendo por el uso y el tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *